Pericarditis supurada y estallido pericárdico

Doble complicación excepcional en un politraumatizado grave

Autores/as

  • Luis Ruso Universidad de la República, Facultad de Medicina, Hospital Maciel, Clínica Quirúrgica "3", Clínica Quirúrgica, Profesor Agregado
  • Valeria Porteiro Universidad de la República, Facultad de Medicina, Hospital Maciel, Clínica Quirúrgica "3", Clínica Quirúrgica, Asistente
  • Carolina Fregosi Hospital Maciel, Centro de Cuidados Intensivos, Residente
  • Mariella Rondan Universidad de la República, Facultad de Medicina, Departamento de Anatomía Patológica, Anatomía Patológica, Profesora Agregada
  • José L. Núñez Hospital Maciel, Centro de Cuidados Intensivos, Residente
  • Andrés Colet Universidad de la República, Facultad de Medicina, Hospital Maciel, Clínica Quirúrgica "3", Clínica Quirúrgica, Profesor Adjunto

Palabras clave:

PERICARDITIS, DERRAME PERICÁRDICO, TRAUMATISMOS TORÁCICOS, HERIDAS POR ARMA DE FUEGO

Resumen

La pericarditis se define por la inflamación de la serosa pericárdica. En su forma aguda obedece a múltiples causas, entre las cuales el traumatismo es de muy baja incidencia. La pericarditis purulenta bacteriana es menos frecuente aun (0,26%) y se observa como complicación de un foco infeccioso extracardíaco. Es una enfermedad rápidamente fatal si no es tratada precozmente. El diagnóstico temprano suele ser dificultoso y librado a su evolución natural puede no ser evidente hasta que no ocurre cierto grado de taponamiento cardíaco.
Se presenta el caso de un paciente gravemente traumatizado, con varios focos infecciosos, que en su segunda semana de internación desarrolló una pericarditis bacteriana con estallido del pericardio, seguido de empiema agudo y shock séptico, de la cual solamente se pudo realizar diagnóstico intraoperatorio.
Esta observación permite concluir que -en el curso de un traumatismo grave de tórax- debe establecerse precozmente la existencia de líquido en la cavidad pericárdica y considerar la posibilidad de supuración ante la presencia de focos infecciosos sistémicos y hemocultivos positivos.

Citas

1) Deitch E. Múltiple organ failure. Ann Surg 1992; 216: 117-34.
2) Culliford A. Nonpenetrating cardiac trauma. In: Hood R, Boyd A, Cullinford A, eds. Thoracic Trauma. Philadelphia: WB Saunders, 1989: 211-23.
3) Glinz W. Injuries to the heart by blunt trauma. In: Glinz W. eds. Chest trauma. Diagnosis and management. Berlin: Springer-Verlag, 1981: 181-203.
4) Sigler L. Traumatic injury of the heart. Am Heart J 1945; 30: 459-62.
5) Klacsmann P, Bulkley B, Hutchins G. The changed spectrum of purulent pericarditis: an 86 year autopsy experience in 200 patients. Am J Med 1977; 63: 666-7e.
6) Van Vooren J, Thys J, Vanderhoeft P. Purulent pericarditis resulting from blunt chest trauma. J Thorac Cardiovasc Surg 1990; 100: 932-4.
7) Cheatham J, Grantham R, Peyton M. Haemophilus influenzae purulent pericarditis in children: diagnostic and therapeutic considerations. J Thorac Cardiovasc Surg 1980; 79: 933-6.
8) Morgan R, Stephenson L, Woolf P, Edie R, Edmunds L. Surgical treatment of purulent pericarditis in children. J Thorac Cardiovasc Surg 1983; 85: 527-31.
9) Sato T, Geary R, Ashbaugh D, Jurkovich G. Diagnosis and management of pericardial abscess in trauma patients. Am J Surg 1993; 165: 637-41.
10) Majid A, Omar A. Diagnosis and management of purulent pericarditis. J Thorac Cardiovasc Surg 1991; 102: 413-7.

Descargas

Publicado

2002-09-30

Cómo citar

1.
Ruso L, Porteiro V, Fregosi C, Rondan M, Núñez JL, Colet A. Pericarditis supurada y estallido pericárdico: Doble complicación excepcional en un politraumatizado grave. Rev. Méd. Urug. [Internet]. 30 de septiembre de 2002 [citado 29 de mayo de 2024];18(2):180-4. Disponible en: https://revista.rmu.org.uy/index.php/rmu/article/view/994

Artículos más leídos del mismo autor/a

1 2 > >>