Esofagitis cáustica

Estenosis esofágica y su tratamiento con dilataciones

  • Laura Delgado Universidad de la República, Facultad de Medicina, Clínica Pediátrica "A" en Gastroenterología Pediátrica ", Docente colaborador. Ex Asistente
  • Alex Acosta Universidad de la República, Facultad de Medicina, Clínica Quirúrgica Pediátrica, Ex Prof. Adjunto
  • Claudio Iglesias Médico de Gastroenterología Pediátrica "A" Pediatra. Gastroenterólogo
  • María Noel Tanzi Universidad de la República, Facultad de Medicina, Clínica Pediátrica "C", Prof. Adjunto. Médico de Gastroenterología Pediátrica "B"
  • Violeta Sereno Médico de Gastroenterología Pediátrica "A". Pediatra
  • Daniela Armas Médico de Gastroenterología Pediátrica "B". Pediatra. Gastroenteróloga
  • Virginia Méndez Universidad de la República, Facultad de Medicina, Clínica Pediátrica "A", Prof. Agdo. Gastroenterología Pediátrica "A", Jefa. Gastroenteróloga
  • Alicia Montano Universidad de la República, Facultad de Medicina, Clínica Pediátrica "B", Prof.
Palabras clave: ESTENOSIS CÁUSTICA, DILATACIÓN CON BALÓN

Resumen

La ingestión accidental de sustancias cáusticas en pediatría es frecuente. La estenosis esofágica (EE) secundaria a esofagitis cáustica (EC) es una grave complicación. El tratamiento de elección de la EE es la dilatación endoscópica con balón neumático. La mayoría de los pacientes tienen una buena respuesta pero requieren dilataciones reiteradas. La falla del mismo obliga al tratamiento quirúrgico.
En este estudio se analizó en forma retrospectiva la evolución de los niños con EC y el tratamiento de aquellos que presentaron EE.
Ingresaron al estudio todos los niños con EC del Servicio de Endoscopia del Hospital Pereira Rossell entre enero de 1997 y diciembre de 2002. Se incluyeron 92 pacientes en los que se diagnosticó esofagitis. La edad promedio fue 2,8 años; 61 varones.
La sustancia ingerida con mayor frecuencia fue alcalina.
Los grados de EC fueron: grado I, 35 (38%); grado IIa, 23 (25%); grado IIb, 16 (17%); grado IIIa, 10 (10,8%) y grado IIIb, 8 (8,7%). Nueve evolucionaron a estenosis (dos con esofagitis grado IIb, dos con esofagitis grado IIIa y cinco con lesión grado IIIb). El número total de dilataciones fue 168 (promedio 18,6). Cinco niños no requirieron más dilataciones, dos continúan en tratamiento y dos necesitaron cirugía (promedio de seguimiento 10,5 meses).
Si bien el número de niños es pequeño, se concluye que las esofagitis cáusticas moderadas y severas (grado II y III respectivamente) evolucionaron con mayor frecuencia a la estenosis, el tratamiento con balón neumático logró solucionarla y se acompañó de un bajo número de complicaciones.
Destacamos la importancia de las medidas de prevención.

Citas

1) Mekki M, Said M, Belghith M, Krichene I, Chelly S, Jouini R et al. Dilatation pneumatique des sténoses caustiques de l’oesophage chez l’enfant. Àpropos de cinq cas. Arch Pédiatr 2001; 8: 489-92.
2) Hamza AF, Abdelhay S, Sherif H, Hasan T, Soliman H, Kabesh A, et al. Caustic esophageal strictures in children: 30 years’ experience. J Pediatr Surg 2003; 38(6): 828-33.
3) Genç A, Mutaf O. Esophageal motility changes in acute and late periods of caustic esophageal burns and their relation to prognosis in children. J Pediatr Surg 2002; 37(11): 1526-8.
4) Huang YC, Chen SJ, Hsu WM, Li YW, Ni YN. Ballon Dilataion of Double Strictures after Corrosive Esophagitis. J Pediatr Gastroenterol Nutr 2001; 32(4): 496-8.
5) Joyce D, Gryboski MD. Traumatic Injury of the Esophagus. In: Walker A, Durie P, Hamilton J, Walker-Smith J. Pediatric Gastrointestinal Disease: pathophysiology, diagnosis management, 2nd ed. Londres: Elsevier, 1996: 430-53. Vol 1.
6) Lembo H, Berazategui R. Conservative treatment of caustic esophagitis in the chilhood. J Ind Asistencia Ped Surg 2003; (8): 119-22.
7) Lembo H, Berazategui R. Esofagitis cáustica. In: Bello O, et al. Pediatría. Urgencias y Emergencias. 2ª Ed. Montevideo: Bibliomédica, 2004: 1031-44.
8) Chavarría O. Esofagitis cáustica. In: Iñón A. Trauma en Pediatría. Buenos Aires: Mc Graw Hill, 2002: 429-39.
9) Nuutinen M, Uhari M, Karvali T, Kouvalainen K. Consequences of caustic ingestion in children. Acta Paediatr 1994; 83: 1200-5.
10) Boukthir S, Fetni I, Mazigh M S, Mongalgi MA, Debbabi A, Barsaoui S. Corticothérapie à forte dose dans le traitement des œsophagites caustiques sévères chez l’enfant: High doses of steroids in the management of caustic esophageal burns in children. Arch Pediatr 2004; 11: 13-7.
11) Allmendinger N, Hallissey MJ, Markowitz SK, Hight D, Weiss R, McGowan G. Ballon Dilataion of Esophageal Strictures in: Children. J Pediatr Surg 1996; 31: 334-6.
12) Yeming W, Somme S, Chenren S, Huiming J, Ming Z, Donald C, Liu J. Ballon Catheter Dilatation in Children With Congenital and Acquired Esophageal Anomalies. J Pediatr Surg 2002; 37: 398-402.
13) Lan LCL, Wong KKY, Lin SCL, Sprigg A, Clarke S, Johnson PRV, Tam PKH. Endoscopic Ballon Dilatation of Esophageal Strictures in Infants and Children: 17 Year’s Experience and a Literature Review. J Pediatr Surg 2003; 38: 1712-5.
Publicado
2006-03-31
Cómo citar
1.
Delgado L, Acosta A, Iglesias C, Tanzi MN, Sereno V, Armas D, Méndez V, Montano A. Esofagitis cáustica. Rev. Méd. Urug. [Internet]. 31 de marzo de 2006 [citado 30 de septiembre de 2022];22(1):46-1. Disponible en: http://revista.rmu.org.uy/ojsrmu311/index.php/rmu/article/view/783
Sección
Artículos originales