Inicio, duración y suspensión de la terapia hormonal en la menopausia

Síntesis de la conferencia presentada en el Congreso de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Climaterio y Menopausia (FLASCYM) México - junio 2010

  • Francisco Cóppola Universidad de la República, Facultad de Medicina, Clínica Ginecológica C, Ginecología y Obstetricia, Prof. Adjunto. Ginecólogo Endocrinólogo

Resumen

En el año 2002 se publicó la investigación WHI (2002)(1)  destinada a estudiar el balance riesgo-beneficio para el uso prolongado de terapia hormonal (TH) en la menopausia. Casi de inmediato en Estados Unidos (y luego en el resto del mundo) se produjeron cambios radicales en la prescripción de terapias basadas en estrógenos y progesterona para la menopausia. Pocas veces un único estudio impactó tanto y tan rápidamente en la prescripción con una caída abrupta. Posteriormente, las instituciones de referencia en Estados Unidos han recomendado una y otra vez, con uniformidad de criterios, la TH "sólo para síntomas –el menor tiempo– la menor dosis", cuando estos son moderados a severos (American College of Obstetricians and Gynecologists(2), North American Menopause Society y The Endocrine Society(3), European Menopause and Andropause Society -EMAS(4), etcétera).
Sin embargo, y asombrosamente, ocho años después las opiniones y puntos de vista acerca de la TH varían ampliamente entre especialistas y médicos generales. Como los médicos tienen una fuerte influencia sobre el comportamiento de las mujeres hacia la menopausia, finalmente las usuarias suelen recibir información desequilibrada e incompleta, con la no extraña contribución negativa de los medios de comunicación y otras fuentes. Los primeros artículos ponían énfasis en los beneficios de la TH y, como contrapartida, luego de WHI, se puso énfasis en los riesgos. Se ha evaluado que la calidad global de la información sobre la menopausia es pobre y cargada de defectos metodológicos, contradicciones y conflictos de intereses(5). La confusión reina en los usuarios sobre los pro y los contra de tomar hormonas para los síntomas menopáusicos.

Citas

(1) Rossouw JE, Anderson GL, Prentice RL, LaCroix AZ, Kooperberg C, Stefanick ML, et al. Risks and benefits of estrogen plus progestin in healthy postmenopausal women: principal results From the Women’s Health Initiative randomized controlled trial. JAMA 2002; 288(3): 321-33.
(2) American College of Obstetricians and Gynecologists, Women’s Health Care Physicians. ACOG practice bulletin. Clinical management guidelines for obstetrician-gynecologists. Obstet Gynecol 2004; 103(1): 203-16.
(3) North American Menopause Society. Estrogen and progestogen use in postmenopausal women: 2010 position statement of The North American Menopause Society. Menopause 2010; 17(2): 242-55.
(4) Skouby SO, Al-Azzawi F, Barlow D, et al. Climacteric medicine: European Menopause and Andropause Society (EMAS) 2004/2005 position statements on peri- and postmenopausal hormone replacement therapy. Maturitas 2005; 51: 8-14.
(5) Pérez-López FR. An evaluation of the contents and quality of menopause information on the World Wide Web. Maturitas 2004; 49(4): 276-82.
Publicado
2010-06-30
Cómo citar
1.
Cóppola F. Inicio, duración y suspensión de la terapia hormonal en la menopausia. Rev. Méd. Urug. [Internet]. 30 de junio de 2010 [citado 25 de febrero de 2020];26(2):120-1. Disponible en: http://revista.rmu.org.uy/ojsrmu311/index.php/rmu/article/view/438